Llevar a tu mascota de viaje en coche siempre es una buena opción, pero debemos cuidar la forma en que lo hacemos para garantizar la seguridad del animal. Por esta razón, debemos seguir las normas de la DGT que prohíben que nuestras mascotas vayan sueltas o en el asiento delantero.

Una de mejores opciones son utilizar el transportín parallevar a nuestra mascota si esta no tiene un gran tamaño. Colocaremos el transportín en el maletero (preferiblemente sin la bandeja) o en los asientos traseros del vehículo. Otra opción, si el animal cuenta con mayor tamaño será la utilización de una jaula de metal que colocaremos en el maletero.

Sin embargo, si nos decantamos por una mayor movilidad del animal en el coche podemos utilizar cinturón de seguridad. Se trata de cinturones especiales para animales que se enganchan al arnés de nuestro perro (nunca al collar, por el peligro de estrangulación) y le proporcionan total seguridad. Por último, otra alternativa es la colocación de una red de separación entre la parte delantera y la trasera del vehículo, de modo que el animal puede moverse libremente por su zona.